150 médicos se entrenaron en el uso de
respiradores #innspiramed

  • Publicado el 19 de junio de 2020

Cansados y emocionados. Así se veían los investigadores detrás de cada uno de los tres respiradores mecánicos el pasado 11 y 12 de junio, cuando se llegó el momento de presentarle, a 150 médicos y profesionales de la salud, el resultado de un trabajo que les ha llevado todos los días -y muchas noches- de los últimos tres meses. 

“Estas investigaciones suelen tardar dos o tres años,  pero en este caso fue una experiencia emocionante, muy estresante también. porque fueron días muy extensos, días y noches a veces continuos pero con un equipo de trabajo muy motivado porque en este caso, a diferencia de un proyecto común, el impacto social que estos ventiladores va a tener es gigante e inmediato, entonces es un proyecto con un impacto soñado”, cuenta Mauricio Hernández, investigador líder del Grupo de Investigación en Bioinstrumentación e Ingeniería Clínica -GIBIC- de la Universidad de Antioquia.

 

Después de pasar por varias fases de prototipado e iteración, cada uno de los tres prototipos de respirador – el de la Universidad de Antioquia, el de la Universidad EIA y el de Industrias Sampedro – pasó por pruebas preclínicas, en seres vivos y clínicas, y ahora están a la espera del aval del Invima, entidad que ha apoyado el proceso en cada fase, para iniciar la producción a escala industrial. 

ASÍ FUE EL ENTRENAMIENTO

Siguiendo todos los protocolos de bioseguridad, cada comisión del recinto de eventos Plaza Mayor, en Medellín, se convirtió en una estación de entrenamiento dotada de muñecos y simulaciones médicas que imitan las condiciones de un paciente con dificultad respiratoria por COVID-19: 

1. Uso correcto de elementos de protección personal

2. Habilidad técnica: vía aérea avanzada

3. Habilidad técnica: manejo de ventiladores

4. Caso clínico: resolución de problemas

5. Toma de decisiones y manejo de paciente fallecido 

Después de pasar por varias fases de prototipado e iteración, cada uno de los tres prototipos de respirador – el de la Universidad de Antioquia, el de la Universidad EIA y el de Industrias Sampedro – pasó por pruebas preclínicas, en seres vivos y clínicas, y ahora están a la espera del aval del Invima, entidad que ha apoyado el proceso en cada fase, para iniciar la producción a escala industrial. 

  • Escrito por Camila Aristizábal Arango